Por qué la velocidad es importante

El rendimiento de la web consiste en que todo el mundo pueda acceder rápidamente a una página web sin tener que superar obstáculos innecesarios.

Cuando un cliente se va a comer en un restaurante, la lentitud en el servicio suele generar malas críticas y, en consecuencia, menos clientes futuros. Del mismo modo, una velocidad lenta de una web puede conducir a una mala clasificación en Google y a un menor tráfico en la página web. La llamada “experiencia del usuario” también se resiente.

Saltar el índice de contenidos

índice de contenidos

La página web como “experiencia”

Los visitantes son más exigentes que nunca. Visitar un sitio web ya no consiste simplemente en encontrar la información deseada.

Se trata de ayudar al visitante a llegar a su destino lo más fácil y rápidamente posible. Se trata de la calidad de la interacción del usuario con una página web y también de su percepción del mismo.

El tiempo que un visitante pasa en tu web debe ser una “experiencia” agradable, algo que se percibe positivamente durante la visita y, en el mejor de los casos, se recuerda como tal.

¿Por qué son tan importantes las páginas web rápidas?

La velocidad juega un papel muy importante en esto. Los sitios web de alto rendimiento retienen mejor a los usuarios que los de bajo rendimiento. La retención de usuarios, a su vez, es fundamental para mejorar las tasas de conversión (el porcentaje de usuarios que completan una acción deseada).

Por tanto, cuanto mejor sea el rendimiento, mayor será la probabilidad de que los usuarios permanezcan en una página, lean el contenido, realicen compras o marquen tu número de teléfono.

El motor de búsqueda de Google también quiere que los usuarios tengan una buena “experiencia” en la web, por lo que las páginas web rápidas también se clasifican mejor en los resultados de búsqueda. Un sitio web lento puede hacer que acabes en la página 312 de los resultados de búsqueda, independientemente de cualquier otra métrica.

¡Haz que los sitios sean rápidos para los usuarios de teléfonos móviles!

La gente utiliza cada vez más sus teléfonos móviles para acceder a contenidos y servicios digitales. Cuando miro los análisis de los sitios web de nuestros clientes, veo esta tendencia reflejada en los datos. Un reparto típico es un 60% de móviles (con una pequeña proporción de tablets) y un 40% de ordenadores de sobremesa y de portátiles.

El rendimiento de una página web puede variar mucho en función del dispositivo del usuario, las condiciones de la red u otros procesos que se ejecuten en el dispositivo. Si te parece tu página web lo suficientemente rápida en un ordenador con Internet de fibra óptica, un usuario con un teléfono móvil más antiguo con datos móviles puede experimentarlo de forma muy diferente.

Por lo tanto, es importante optimizar los sitios web especialmente para los teléfonos móviles, sobre todo en la categoría de velocidad.

¿Es posible hacer un sitio web rápido a posteriomente?

El rendimiento no es una función adicional de la que se pueda encargar más tarde. Por el contrario, debe incluirse en cada paso del proceso de desarrollo.

Esto se ve a menudo con las plantillas de WordPress: primero se carga el tema multifuncional completo y montones de plugins, y luego se instala otro plugin que se supone que minimiza y optimiza automáticamente todo lo anterior. ¡Y eso teniendo en cuenta que el propio WordPress es realmente rápido!

Sin embargo, sólo hay un número muy limitado de posibilidades que pueden conducir a un aumento de la velocidad con poco esfuerzo.

Medidas para acelerar tu página web

La lista de métodos y mejores prácticas para lograr una velocidad óptima es larga. Al fin y al cabo, la experiencia visual no debe resentirse, es decir, queremos imágenes fantasticas que muestren tus instalaciones o productos, y queremos una tipografía que refleje el carácter de tu empresa.

Ambos elementos, las imágenes y los tipos de letra, se optimizan individualmente para que dejen de ser un obstáculo para la velocidad.

La siguiente es una lista muy básica de medidas que deben seguirse siempre:

  1. Usar un anfitrión de buena calidad
  2. Programar una página web liviana
  3. Optimizar todos los componentes como los scripts, tipos de letra y las imágenes
  4. Utilizar caching
  5. Usar una red de entrega de contenido (CDN)

Una página web verdaderamente rápida no es un proceso automatizado.

Conseguimos sitios web eficientes con estrategia, experiencia y trabajo detallado.